Rock Muse: Pamela Courson

Pamela Courson Morrison at the Bronson Caves watercolor by estelablanco.com Pamela Courson Morrison at the Bronson Caves watercolor by estelablanco.com Pamela Courson Morrison at the Bronson Caves watercolor by estelablanco.com Pamela Courson Morrison at the Bronson Caves watercolor by estelablanco.com

Pam Courson at the Bronson Caves

En esta ocasión he realizado un pequeño retrato en acuarela (180 x 240 mm) de Pam Courson, la que fuera «pareja cósmica» y musa de Jim Morrison, una de las figuras más enigmáticas de los 60’s que inspiró poemas y canciones como Blue Sunday, Love Street, Queen of the HighwayOrange County SuiteTwentieth Century Fox o LA Woman de los Doors, así como Cinnamon girl de Neil Young.

Pamela Courson era una chica de Weed, California, con pocas amistades. Parecía tener su propio mundo y no dejaba que nadie accediera a él. Su aspecto delicado y vulnerable escondía una personalidad dominante, rebelde y autodestructiva. Estudió secundaria en la escuela tradicional Orange Hills. No era mala en los estudios, aunque casi nunca iba a clase. Al final decidió irse de allí y viajar a Los Ángeles para compartir un apartamento con un amigo. También para escuchar rock y consumir un poco de droga sin que nadie la molestara. Por supuesto, no era nada tonta y tenía pretensiones de ser alguien en la vida, así que se inscribió en Los Angeles City College, que, entre otras cosas, ofrecía estudios de arte y cursos de teatro. A los diecinueve años conoció a Jim Morrison en el London Fog, un local de segunda donde actuaban The Doors antes de alcanzar el éxito. Debido al carácter fuerte de ambos, su relación estuvo plagada de discusiones, infidelidades, separaciones y reconciliaciones. Pam tenía aspiraciones artísticas, le encantaba la moda y quería llegar a ser diseñadora. Por un tiempo regentó una boutique en Sunset Strip llamada «Themis», la cual Jim financió como un regalo para ella, y la llenó de ropajes exóticos e hiperbólicos que a menudo importaba de Marruecos.

La adicción de Pam por la heroína aumentaba mientras Jim se sentía un impotente testigo, ahogado en su alcoholismo. Ambos eran conscientes de su propio proceso de autodestrucción y se lo reprochaban mutuamente. Después de grabar el último álbum de los Doors en 1971, L. A. Woman, Jim dejó la banda y se fue a vivir con Pamela a París para dedicarse completamente a su faceta poética. Allí pasaron unos meses de relativa calma, hasta que el 3 de julio de ese año, Morrison falleció en extrañas condiciones.

Pamela Courson fue quien encontró a Jim Morrison inconsciente en la bañera aquella fatídica mañana. Ella, junto con un doctor francés, fue la única que vio el cuerpo sin vida de Jim. El informe oficial del forense indicó como causa de muerte una insuficiencia cardíaca, aunque no se realizó una autopsia. Otras versiones dicen que Jim por error esnifó la heroína de Pam creyendo que era cocaína. También se ha dicho que el cuerpo fue trasladado desde el baño de un club en el que se había desplomado, o que fingió su muerte para permanecer en el anonimato. Recientemente, la cantante británica Marianne Faithfull reveló en una entrevista que fue su novio de la época, el conde Jean Breiteuil (que también había sido un conocido amante y proveedor de Courson), quien proporcionó a Morrison la droga que acabó matándole: «Fue a ver a Jim y le mató. Quiero decir que fue un accidente. ¿Una dosis demasiado fuerte? Supongo. Sea como fuere, todo el mundo conectado a la muerte de este pobre chico se fue hace tiempo. Salvo yo, claro».

Pamela heredó todos sus bienes. Sin embargo, los tres años que le sobrevivió, cayó en una espiral de vicio, decadencia y locura. Murió debido a una sobredosis, el 25 de abril de 1974, también a los 27 años. Fue enterrada en el cementerio del Condado de Orange con el nombre de Pamela Morrison. El deseo de sus padres era enterrarla en cementerio parisino del Père-Lachaise junto a su amado, pero debido a burocracias legales, no se pudo llevar a cabo. En vida de Jim, Pam fue quien le animó a publicar sus dos libros de poemas y, después de muerto, organizó sus cuadernos y anotaciones para que fueran editados de forma póstuma.

Con esta acuarela he intentado dar vida a una foto en blanco y negro, como son casi todas las escasas imágenes que la representan, y hacer justicia a la descripción física realizada por Stephen Davis en el libro Jim Morrison: Life, Death, Legend (2001) pp.106-107:

«Pam Courson era imponente. Ella era chiquitita, sobre un metro cincuenta y siete de estatura, con un hermoso pelo rojo liso con raya al medio, una figura delgada con poco pecho y una sonrisa de Orange County en la que resaltaban unos dientes blancos perfectos y unos altivos pómulos celtas. Pam tenía una piel lechosa, casi traslúcida, ligeramente espolvoreada con pecas color canela y los más tiernos y más alegremente explosivos ojos verdes. Era un glorioso arquetipo estadounidense, la viva imagen de la mítica California girl de Brian Wilson, con el aura de una princesa hippy o una etérea hada del bosque…»

así como la descripción personal realizada por Jim Morrison en su poema sin título, incluyendo un extracto del mismo en el dibujo en dorado, que puede leerse al reflejarse en él la luz.

ACT I
All the poems have wolves in them,
all but one — the most beautiful one of all.
She dances in a ring of fire
and throws off the challenge with a shrug.
«Who did you write that one for?»
«I wrote it for you.»

 

ACTO I

Todos los poemas tienen lobos dentro,
todos menos uno — el más hermoso de todos.
Ella baila en un círculo de fuego
y encogiéndose de hombros
recibe el desafío.
«¿Para quién lo escribiste?»
«Lo escribí para ti.»

 

———————————

 

ACT II
All the poems have wolves in them,
all but one — the most beautiful one of all.
I hope you go out smiling
like a child into the cool remnant of a dream,
the angel man finally claimed his benevolent soul.
Ophelia, leaves sudden in silk
chlorine dream — mad stifled witness.

«This is the strangest life I have ever known.»


ACTO II
Todos los poemas tienen lobos dentro,
todos menos uno — el más hermoso de todos.
Espero que mueras sonriendo
como un niño en el retazo fresco de un sueño,

el hombre ángel finalmente reclamó su alma benevolente.
Ofelia, se marcha repentinamente vestida de seda
Sueño clorado — testimonio loco y sofocado.

«Esta es la vida más extraña que he conocido».

Jim Morrison

Si te ha gustado el post puedes seguir mi trabajo en las redes sociales: en la página de facebook o en instagrampinteresttumblr y twitter.

Los Comentario están deshabilitados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies